Lo trajo un ángel

“La Virgen va caminando. Camino para Belén. Como el camino es tan largo, al niño le ha dado sed. Callad niño de mi vida, callad niño de mi bien, que allá por donde vamos hay un dulce naranjel”, era la canción que cada noche Florencia y Máximo le cantaban a Martín antes de ir a dormir y que hizo que anoche reaccionara, a pesar del coma inducido, en la terapia intensiva del Hospital de Niños de Tucumán adonde ingresó el pequeño de 3 años tras caer 10 pisos y sobrevivir con muy pocas heridas.En una entrevista con LA NACION, la joven de 22 años contó cómo está Martín, luego de caer desde un noveno piso hasta el subsuelo, cuando estaba junto a su papá, de 25 años, el miércoles al mediodía. A casi 72 horas del accidente el chico sigue en estado de gravedad, pero el pronóstico es alentador y su familia ya lo tilda de un milagro.  Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *